viernes, 6 de enero de 2017

¡Feliz Año Nuevo!

Lo sé, hasta esta entrada se ha hecho de rogar y la he publicado algo más tarde de lo esperado, pero bueno, creo que hasta mediados de febrero está permitido felicitar el año si aún no lo hemos hecho, así que seis días después, aquí estoy para escribir unas breves palabras para felicitar el inicio de este 2017.

No creo que haga una entrada tan extensa como la que hice el año pasado, pero sí que espero poder dejar en esta los mismos sentimientos que en la anterior. 

Lo primero es escribir lo mismo que en el título: ¡Feliz Año Nuevo a todo el mundo! Espero que hayáis pasado una buenas vacaciones junto a vuestras amistades y familiares y que si habéis hecho balance de lo que fue el año 2016 haya pesado más los buenos momentos, recuerdos y vivencias que las malas, que al fin y al cabo, es lo que debe hacerse notar, muy por encima de las cosas negativas. Yo, por mi parte, aunque he tenido (y mantengo) algunos nubarrones interesantes en mi cielo, el año 2016 ha sido un año con momentos bastante inolvidables. He ido a dos conciertazos a los que nunca pensé que iba a ir, he conocido a gente maravillosa y mantengo a amigos a los que aprecio muchísimo; y he vivido y he conocido lugares nuevos que me han nutrido mucho interiormente. Ha sido un año intenso y espero que este 2017 tenga parte de esa intensidad que ha tenido el año pasado.

Y lo mejor es que esos momentos que han hecho brillar mi 2016 se han visto reflejados o, mejor dicho, han tenido lugar gracias a este lugar, por lo que sigue y sigue sumando puntos para seguir definiéndolo como un lugar bastante importante en mi vida. 

Estoy contenta de poder felicitar un año más el año a aquellas personas que pasan por aquí y, sobre todo, feliz por poder plasmar aquí mis mejores deseos para vosotros, aunque es cierto que al fin y al cabo son palabras aquí escritas, pero aún así, me gusta desearle el bien a los demás. Por eso, aunque ha tardado unos días más de lo esperado, quería publicar esta entrada en la que quería escribir que no pasa nada si nuestra vida se atasca, si nuestros días se vuelven más oscuros de lo deseado, porque de todo se sale, sólo hay que tener esperanza porque todo pasa y las cosas cambian, tal y como dice el dicho: no hay mal que por bien no venga. Sólo hay que caminar e intentar que con cada paso demos un pequeño golpe a nuestros engranajes para que todo empiece a funcionar de nuevo.

No obstante, tampoco escribo esta entrada sólo para felicitar el año y para desearos lo mejor, sino también para dar las gracias a todas las personas que han pasado por el blog. Gracias por haber estado aquí, aunque sólo fuese una vez, de pasada, gracias. Y muchas gracias a todas aquellas personas que pasáis más por aquí y habéis dejado algunas palabras: muchas gracias, de verdad. 

Empieza un año nuevo, un larguísimo año que espero que esté lleno de momentos, de nuevos cambios y de mucha, mucha, muchísima j-música (febrero pinta bastante intenso en ese aspecto, ahí lo dejo) que nos acompañe en todos estos días y momentos nuevos que se preparan para llenar nuevas hojas de nuestro libro de la vida. 

Disfrutad, vivid y sed felices. 

¡FELIZ AÑO 2017! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, siéntete libre de dejar tu comentario, pero siempre de manera respetuosa. Tu opinión será bienvenida. ¡Saludos!