domingo, 14 de febrero de 2016

# Abe Mao # Discografías

[Reto anual] Primera discografía, Abe Mao


Mi reto anual finaliza en agosto y mirad, a febrero estamos y ya hago oficial que he terminado de escuchar la primera discografía de las diez preparadas. ¿Lo conseguiré? Esto le añade más interés al asunto. Pero para tranquilizar, ya tengo empezada la de Amuro Namie, por lo que más o menos vamos avanzando. Poco a poco, pero lo hacemos.

Hace unas semanas que terminé de escuchar la discografía de Abe Mao, pero como hice la opinión sobre su último single hace poco, no quise tener demasiadas entradas de la artista juntas. 

Empezando por este balance, ¿qué puedo decir de la artista? Descubrir a Abe Mao fue un gustazo y ahora, que ya he podido disfrutar de todo lo que ha lanzado hasta el momento, sólo puedo decir que se ha convertido en una de las artistas que más me gustan. Es increíble la cantidad de registros de voz que tiene esta chica y no sólo eso, también es increíble la variedad artística con la que nos puede llegar a deleitar. No voy a meterme en si Abe Mao tiene todo el reconocimiento que se merece, más que nada porque no lo conozco del todo bien, pero he de decir que, al menos en mi blog, es la artista más variada a la que me he dedicado en su totalidad.


He terminado por engancharme completamente a su música, disfrutando de cada single y de cada álbum, disfrutándolo por saber qué nos tendría preparado esta chica en él. Cuando la conocí, al poco lanzó Oppajime! (おっぱじめ!), su último álbum de estudio hasta el momento, y ya en él noté cierta variedad, destacando que Koujimachi (麹町) me encantó desde la primera escucha. 

Abe Mao me parece una artista que disfruta de lo que hace, que disfruta de cada canción y que se lo pasa bien con lo que hace. Es una artista con una fuerza que hace que vibre sin parar, que me renueva con una energía positiva que puede llegar a emocionarme, que me divierte cuando te demuestra que se lo está pasando bien, que tiene canciones que me hacen temblar con su profundidad, con su esencia y que -aunque en menos ocasiones, puede llegar a emocionarme con sus baladas. Y sobre ésto último, la verdad es que Abe Mao no es una chica que consiga conquistarme con sus canciones lentas, yo no logro percibir su profundidad y acabo pidiendo más de ella, no obstante, tiene baladas que se me hacen completamente profundas y logran romperme, como por ejemplo Soba ni Ite (側にいて).


La discografía de Abe Mao es un gustazo disfrutar, o al menos para mí lo es. Esa sensación de no saber por dónde va a salir con su nuevo lanzamiento es una delicia para mí, llamando mi atención y queriendo escucharla cuanto antes para ver con qué nos sorprende y eso es un importante incentivo a la hora de querer dedicarme a ella.

Abe Mao abarca muchísimos registros vocales, como he dicho, pasando de uno más infantil a uno completamente adulto según la canción en la que nos encontremos. Me fascina además como juega con su voz y consigue animarte y disfrutar de la misma. A veces, en algunas canciones, me pregunto -yo, que soy súper tímida- cómo se atreve a hacer esos sonidos, esos juegos y esa interpretación. Sus registros de voz y que creo que no ha dejado estilo de música por interpretar, hacen que Abe Mao sea una pasada a mi oído. Y es así, Abe Mao ha tocado casi todos los estilos existentes y, sinceramente, consigue que les quede bien. A mí, aunque no es de mis canciones favoritas, Kaeshite (返して) me dejó alucinada cuando la escuché por primera vez, a pesar de ya saber que Abe Mao se atreve con cualquier cosa, y me dejó más todavía cuando, de nuevo, volvía a demostrarme que puede adaptarlo a su estilo y hacer que le quede bien y disfrutable.


Es increíble esta chica y lo que es capaz de hacer. Como en un álbum, con doce canciones, puede hacerte disfrutar con diferentes registros y sentimientos, porque esa es otra de las cosas que más me gustan de Abe Mao (aunque creo que ya lo he mencionado): me transmite una energía, unos sentimientos que pocas veces he sentido. Su música me ha empapado por completo y, según mi estado de ánimo, ha hecho que me emocionase, que me recuperase de un mal día, que confiase en mí, que me llenase de ganas y confiase en un día mejor... Me deja con un largo etcétera de cosas sentidas. Su música tiene una esencia que no sé describir, pero me llega y me hace sentir muy bien cuando me dedico a ella. Y, la verdad, encontrar artistas así es un gusto para el ser de una. Abe Mao es, puedo decirlo ya con seguridad, una de mis artistas favoritas que no me cansaré de disfrutar, ya que tiene la fuerza necesaria y los elementos necesarios para entrar en ti y conseguir que, de algún modo, se quede en ti. 

Creo que he llegado al punto en el que sólo me repetiría sin parar, haciendo alusión a lo que, desde mi punto de vista -y según he visto, compartidas con otras personas-, es lo más característico de la cantante: su interpretación vocal, esa variedad de registros y ese atreverse a probar nuevos estilos. Si podéis, os digo que deberías dedicaros a ella. Me parece una artista que vale mucho la pena escuchar porque es tan variada que acaba conquistándote. 

Pese a esa variedad y a que en muchas de sus pistas usa un registro de voz infantilillo, tono que sabéis que es complicado que llegue a entusiasmarme, es complicado decir que me haya disgustado alguna pista. Puede que alguna no me llame la atención o que no se ajuste a lo que suele agradarme, pero ninguna me ha disgustado como para decir que no me dedicaría a ella. Es cierto que hay pistas que me han enamorado por completo, como Free (ふりぃ), Marginal Man (マージナルマン), Haru (春) o Kimi wo Omotta Uta (君を想った唄), entre muchas otras (todas completamente recomendables para su escucha), pero ninguna me ha hecho aborrecerla o decir que no quiero escucharla más de buenas a primeras, sino al contario, tampoco me importa dedicarme a ellas -aunque lo haré en menor medida, claro-, cosa que le añade un punto a favor a la cantante.


En cuanto pueda iré comprando todos los álbumes de la cantante porque, sin duda, éstos tienen que formar parte de mi colección. Se ha ganado el puesto en mi estantería y mi yo obseso por la música japonesa nunca llegará a ser feliz hasta que no tengamos sus seis álbumes en nuestras manos. Estoy súper feliz de haberme dedicado a Abe Mao y a su música y, sin duda os digo que si podéis, le déis la oportunidad a esta artista porque, de verdad, aunque no os llegara a gustar el estilo predominante de su música, alguna canción habrá que os llegue, ya que es muy variada y creo que se deja disfrutar por cualquiera. 

No he querido añadir su historia musical porque -lo voy a confesar- voy a ir dedicándome poco a poco a los artistas y grupos que he estado tratando para crear una especie de ficha musical en la que hable de sus inicios y un poco de su historia. Es una de las cosas pendientes que tengo y quiero hacer y bueno, he querido dejar un poco de lado ese apartado para centrarme en las impresiones que tengo de esta artista que me ha logrado conseguir por completo una vez he podido escucharlo todo de ella.

Así que nada, después de todo esto queda decir que...

Abe Mao, primera discografía, ¡COMPLETADA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, siéntete libre de dejar tu comentario, pero siempre de manera respetuosa. Tu opinión será bienvenida. ¡Saludos!

¡Sígueme en @_Zaibi !