martes, 22 de diciembre de 2015

Valoración del 2015


¡Hola a todos después de unos días! Tal y como avisé en mi opinión anterior, estoy de vacaciones con mi familia y por eso no estoy pudiendo dedicarme al blog tanto como quisiera. Me gusta estar tranquila, sin muchos cortes cuando me dedico a hacer una opinión, cosa que ahora mismo, por las fiestas, no me es muy posible. Así que seguro que me tomaré unos días de descanso para volver en el 2016 con fuerza.

No obstante, quería dedicar una de mis últimas entradas del año a una valoración personal de lo que ha sido el 2015 para mí y para el blog. Es la primera vez que lo hago, ya que en el 2014 apenas había publicado nada y era el primer año y mis conocimientos eran muchos menores que los que he podido adquirir durante este 2015. Por eso, tenía muchísimas ganas de hacer esta valoración y con ello hacer un pequeño balance de lo que ha sido este año.

Así, empezando con esta valoración, he de decir que estoy muy, pero que muy contenta con este año 2015. He conocido a muchos grupos y artistas que me han aportado muchísimo durante el año. Cuando empecé con el blog recuerdo que me preocupaba el que no tuviese suficiente material para dedicarme, que no fuera capaz de encontrar nuevos artistas y grupos, pero este año 2015 ha sido un boom. Es increíble la de cosas que he podido escuchar, la de minutos que me he dedicado tanto al blog como a la música japonesa. Es, de verdad, para mí, una delicia haber profundizado más en este mundo que tanto me apasiona. Me queda muchísimo por descubrir y eso me gusta. El saber que llega un nuevo año y que puede ser un año tan intenso como ha sido este 2015 me hace sentir un cosquilleo que no os sé describir. 

Me he dejado muchos grupos y artistas por comentar. Algunos porque no han terminando de convencerme y he querido dedicarme en silencio para, si me convencen, traerlos; otros porque me he visto saturada de trabajo (sólo hay que ver la parte derecha con lo pendiente y lo esperado) y prefiría cogerlos durante el año que viene y otros porque, aunque me quedo con muchísimas ganas de traerlos, no he podido escuchar su material completo y para traer algo a medias, pues no traigo nada. Pero espero que durante el 2016 pueda traerlos y así quitarme esta espinita que me queda en mi interior. 

He hecho un collage un poco cutrecillo. La verdad es que no soy muy mañosa para la edición de imágenes, pero quería hacer algo para hacer el resumen de este 2015. Me repetiré de nuevo diciendo que ha sido muy productivo, que he conocido a artistas que me han dejado con la boca en el suelo, que he conocido a otros tantos que me han roto el corazón con su música, que he llorado por emoción y también por decepción, pero también me he reído y he bailado como nunca antes. Que he tenido la oportunidad de intercambiar (con mi inglés chapucero) algunas palabras con algún que otro integrante de algún grupo y que esa emoción no me la quita nadie. Que el ponerme colorada por la emoción, que el preguntarme si era cierto es algo que me llevo para siempre. Estoy maravillada con la de cosas que pueden pasar en un año. Un año que, echando la vista atrás, parece más largo de como lo he sentido. Los años vuelan y desde que inicié el blog, mucho más porque estoy pendiente de esto sale tal día y el año se me pasa en espera, pero no os creáis que me molesta. Soy muy feliz en este blog, con esta forma de disfrutar mi tiempo, de sentir y no me quejo, para nada.

Pero no todo va a ser un sentir positivo. Que las felicidades tienen momentos de amargura y de tensión. Sobre todo desde hace unos meses no puedo evitar sentir que no estoy a la altura de como lo estaba con anterioridad, que siento que puedo dar más y que me quedo en menos. A veces me frustro pensando en que esto no está tan bien como podría estar, que es un poco vergonzoso, que no debería sentir que me faltan las palabras cuando escribo sobre una pista. Todos esos pensamientos están conmigo desde hace un tiempecito y, sinceramente, espero que se vayan pronto porque quiero disfrutar del 2016 de la misma manera que lo he estado haciendo en el 2015. Siento que puedo dar más y lo voy a intentar. Voy a intentar mejorar aún más y ver si este sentimiento desaparece porque, no se puede negar, no es muy agradable. No obstante, lo tomaré como algo para superarme y mejorar, así que será un reto añadido.

La verdad es que empecé el año con falta de trabajo, de sentir que no tenía material con el que dedicarme, pero ya os digo que al final, entre una cosa y otra, tengo una larga lista de cosas a las que dedicarme. Hubiese estado genial que lo hubiese tenido todo listo para el 2016, pero no voy a agobiarme con esas cosas. Seguiré disfrutando a cada artista y grupo a mi manera, no voy a tomarlo como algo que pueda afectarme negativamente. He intentado seguir diferentes patrones, del error se aprende cuál es tu mejor método y ya he descubierto que el mío no es el de dejar las cosas preparadas para repasarlas y publicar, sino que me gusta hacer las cosas al momento; tampoco me sirve el hacerme un calendario en el que me marco los días en los que hay que publicar tantas cosas a la semana porque, está bien, te ayuda a ser organizada, pero en mi caso, hay días en los que tengo más ganas de escuchar esto para mí y no ponerme a escribir una opinión, o no se me apetece porque quiero dedicarme a otra cosa, etc. Por lo que seguiré siguiendo mi ritmo normal, disfrutando de cada grupo y artista y mimándolo lo mejor posible.

Respecto al 2015, me queda una cosa pendiente. La verdad es que me quedo con muchas ganas de publicarla, pero al final se me acumuló demasiadas cosas y trabajar a contrarreloj no es lo mío, así que decidí que empezaría a trabajarlo durante el 2016, intentado llevarlo al día y ya, si todo se da, para el 2017 publicarlo. No diré qué es, quiero tomarlo como un proyecto secreto para no crear demasiadas expectativas por si acaso no sale bien y no dejar con las ganas. No sería bonito, pero bueno, lo comento porque es otra espinita clavada y espero poder sacármela para el 2016.


Al final la entrada se me ha quedado más larga de lo que pensaba, pero al fin y al cabo, un año no se puede valorar en dos líneas. Me queda hacer una especie de Premios en los que diré a mi gusto cuáles han sido los artistas o grupos que más me han gustado del 2015, los lanzamientos que más o menos me han gustado, etc. Quiero hacer otra especie de resumen, pero dedicándome a toda la gente que me ha acompañado durante el 2015. Esto lo he querido hacer muchísimo más personal en ese sentido. 

Quería dedicar mis palabras sobre qué ha sido para mí este 2015 a modo de capricho y porque creo que nunca está de más después de haber estado dedicando parte de tu tiempo a algo tan importante como es la música japonesa. Ahora quizá me tome unos días en los que deje entradas relacionadas con otras cosas que con mi opinión, como felicitaciones para este año que empieza, las listas musicales del año y esos premios que he comentado, por lo que le añadiría cierta variedad al blog, para que no sea siempre lo mismo. 


Y nada más, creo que para haber hecho una valoración, ésta ha sido larga y puede que se haya hecho hasta densa. Así que gracias por haberme acompañado durante todo este 2015, gracias por haberme dedicado algún momento y espero que vosotros podáis valorar vuestro 2015 de una forma maravillosa y llena de momentos dignos de tener en cuenta y recordar en el futuro.

Así que nada, nos vemos en futuras entradas y a empezar el 2016 con fuerzas, ganas y con mucha música japonesa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, siéntete libre de dejar tu comentario, pero siempre de manera respetuosa. Tu opinión será bienvenida. ¡Saludos!